Es curioso

Borges lo había nombrado en un cuento que escribió en 1941, tantas posibilidades latentes, que no desaparecen, sólo no fueron del todo tomadas, pero con despilfarro por darle una oportunidad a pensar en todo lo que no se pensó, lo que no se decidió, los caminos que no fueron tomados. Los camino se van bifurcando, como bien lo menciona el título del mismo texto, y al final sin darnos cuenta vamos terminando por llegar hasta donde estamos. Podemos deshacernos en palabras rebuscadas, y en excusas planeadas para que “parezca” que todo es algo controlado por algo más allá de nosotros, que hemos titulado Destino. Pero me niego a creer en ello. Sin querer queriendo vamos decidiendo las relaciones, vamos teniendo afinidades, y vamos descubriendo una forma de ver el mundo, y las compañías se van encontrando se van dando.

Recaemos en la eternidad de los amigos de la infancia, y muchos no se convierten en más que simples compañeros con quienes compartimos alguna etapa, pero no siempre se afianzan de la misma manera, y terminamos analizando las cosas con otras personas, y estructurando un verdadero “futuro” con otros. Y sigue la historia mientras con un poco de café, buena charla, y ninguna prisa, van saliendo palabras sin mesura, hasta llegar a lo que no sehabía pensado tocar. y al final del día, las cosas siguen igual. No hemos dejado nada de lado pàra nadie, y cuando nos damos a conocer a quienes queremos que nos conozcan y quienes conocemos, no queda mucho más que encontrar esta sección de tener un testigo, tener compañía, tener quien haga cconstar que has hecho algo, que has vivido algo, que has llorado o reído otras tantas. y así nos vamos perdiendo, porque la reinvindicación está en los demás, en ese momento compartido, en esas decisiones que nos alejan y nos acercan, pero que seguimos compartiendo con esmero y dedicación, porque todos los días vamos echándole leña al fuego para que no muera, y de vez en cuando reconocemos viejos troncos secos, otros húmedos, y algunos carbones que se enfriaron hace tiempo y no volverán a prender, algunos tibios, y algunos que quizá se reaviven, pero no todos son fuego.
Es curioso lo que me llama la atención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s