Que alguien me ayude..

No debiera, dice una de las voces de mi cabeza, pero el resto, la gran mayoría, insisten en que hay cosas que no se valen, y lamento tener que ser tan austera con el contenido que en tantas ocasiones se degenera, y en otras como que deslumbra un poco, pero permanece gris, como lo que viene siendo aquí dentro. Hay cuestiones insostenibles, situaciones inaceptables, y repercusiones injustas. Cuando esto se auna a un carácter con la infame necesidad de controlarlo todo, de suponer que las cosas son iguales para todos, y que los gustos permanecen sin cambios porque “de tal palo tal astilla”. Entonces se remontan los recuerdos que de alguna manera se habían mantenido en silencio, callados, abandonados, para recordarnos el motivo del verdadero insomnio y del uso de las palabras, que por mucho que no se piensen, acaban por tener la carga dentro, bien dentro, enclavada y permanente, que aún siendo escuchada parece un malentendido, pero el que al hablar lo hace así sin pensarlo, acaba por decir exactamente lo que le corre por la cabeza. Que alguien me ayude, porque quisiera poder ser mejor en esto de guardar las cosas, soltarlas cuando debo, y se termina la historia, en lugar de acabar siendo el escrutinio de aquél que de repente entiende, justo cuando no se pide ayuda y no se quiere recibir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s