Si quieres hacer reír a Dios…

“No sirve la misma forma para todos, cada uno inventa la suya, la suya propia, hay quien se pasa la vida entera leyendo sin conseguir nunca ir más allá de la lectura, se quedan pegados a la página, no entienden que las palabras son sólo piedras puestas atravesando la corriente de un río, si están allí es para que podamos llegar a la otra margen, la otra margen es lo que importa, A no ser, A no ser, qué, A no ser que esos tales ríos no tengan dos orillas sino muchas, que cada persona que lee sea, ella, su propia orilla, y que sea suya y sólo suya la orilla a la que tendrá que llegar.” La Caverna, José Saramago

dios.jpg

Y sin más, hay días que siento que me quedo varada a la mitad del río, como si aún no encontrara la orilla señalada o mi propia orilla. No estoy en donde estaba, pero no sé en dónde estoy. En algún lugar, dando la vuelta, saludando y flotando, mientras la corriente me lleva y yo trato definirla. Me gana, es grande, a veces turbulenta y en otras tranquila y silenciosa. Siempre da, siempre quita. todo se resuelve y se revuelve. Poco a poco, se levanta la mirada, se ve el mismo cielo, las nuevas nubes, las posibilidades que ahí se refllejan, pero aún no apuntan al camino, ni a la orilla. NO conozco aújn el lenguaje de las estrellas, y no tengo la brújula que me guía a dónde quiero, que no serviría de nada cuanod no lo tengo claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s