Happy B-day Ali!

Un cumpleaños no es cualquier cosa, y en todos lados, aún cuando en algún momento era de mal agüero celebrarlo y hasta considerado “pagano”, se celebra según la tradición. Quizá sería bueno preguntarnos cómo podríamos catalogar nuestras celebraciones de aniversario natal. Que quede claro que esto no es en la generalidad, sino que se trata de tradiciones, aunque no conseguí qué tan practicadas son en realidad…


En varios países de África se celebran iniciaciones a grupos de niños en vez de sus cumpleaños. A una edad designada aprenden leyes, creencias, costumbres, canciones y bailes de sus tribus (Nosotros celebramos los cumpleaños de forma individual, las graduaciones de primaria, preparatoria y universidad las celebramos, no nos olvidamos de los eventos religiosos donde somos protagonistas, y cualquier otra ocasión que amerite o sea sólo una excusa….).

En China los niños que cumplen años les ofrecen sus respetos a sus padres y a ellos les regalan dinero. Familiares y amistades son invitados para almorzar y les sirven fideos, esto para desearle al niño o niña una vida eterna (Nosotros le ofrecemos respeto… Perdón, a nosotros nos demuestran respeto en nuestros cumpleaños, c’mon… aunque eso del dinero no suena tan mala idea). Cuando se trata de cuántos años se cumplen, en China se festejan los años que vienen, no los que se acaban de cumplir (es decir cuando yo cumplo 23 en occidente, en China celebran los 24… vamos que como dicen por ahí nosotros nos enfocamos en el pasado y ellos en el futuro).

En Dinamarca se pone en la ventana una bandera para indicar que alguien de esa casa cumple años. Se ponen regalos alrededor de la cama mientras el niño(a) duerme, para que sea lo primero que vea al despertar (¡Qué mono! Que se entere todo el mundo).


En Ecuador al cumplir la niña sus quince años habrá una gran celebración, donde ella usará un traje color rosa. Su padre le coloca su primer par de zapatos con tacón alto y bailan el vals (Aquí eso del zapato no me suena conocido, pero lo del vals… Faltan los chambelanes, la carroza, la foto en el ángel, y el ser considerada cancha reglamentaria).

En la India el niño(a) que cumple año lo visten con mucho colorido para la escuela y se le obsequia chocolate a sus compañeros (¿por qué a los compañeros? ¿No se supone que el que cumple años debería de recibir el chocolate?).

En Japón para la ocasión, los niños que cumplen años los visten con ropa totalmente nueva (En pocas palabras, van de estreno, y que te dure todo el año, ¿o qué?).

En Israel el niño(a) es sentado en una silla, mientras los adultos lo alzan y bajan el número de veces que cumple años más uno para la buena suerte (Vamos, que se trata de un entrenamiento para aquello del vértigo y el mareo. Yo amo el suelo…).


En Nepal una mezcla hecha de arroz y color es puesta en la frente del niño que cumple año para la buena suerte (… Perdón es que quiere decir que todo el día vas por ahí con una marca en la frente como para que TODO el mundo sepa que es tu cumpleaños… Arroz pegado en la frente… ¿Alguien se lo come después?).

En Noruega el estudiante que cumple año pasa al frente de salón de clase, escoge un amigo para bailar, mientras el resto de sus compañeros de clase le cantan una canción (¿Y qué hay del que tiene dos pies izquierdos? ¿Es el baile iniciático? Vamos, una burla hecha y derecha).

En Irlanda el niño(a) que cumple años es alzado(a) al revés en el aire y luego bajado(a) para darle cantacitos en el piso según el número de años que cumple más uno para la buena suerte (Aquí no sólo te levantan en el aire, sino que lo hacen de cabeza… Desearía no haber cumplido años…).

También es costumbre (al menos en España y Argentina) tirar de las orejas del “afortunado”, una vez por cada año que cumple.
En otros países como Estados Unidos se dan tantas nalgadas como años tenga (Una completa y sincera invitación a la violencia…).

Así que, veamos… Nos gusta ser más individuales que en África, no nos gusta mucho crecer como para celebrar el año que viene, no ponemos banderitas pero sí música a todo volumen, lo de la celebración de quince años lo dejaré en puntos suspensivos, …, el chocolate le pertenece al cumpleañero y si sobra algo ya vendrán los compañeros, nos gusta estrenar todo el año, no me ha tocado que lancen al cumpleañero al aire, no vamos con comida de colores pegada en la frente, no nos hacen bailar enfrente de todo el salón aunque en ocasiones nos ponemos la coronita, si no nos lanzan al aire, menos lo harán de cabeza, y la violencia es innata de los que pasamos más de una hora en el coche diario…

Hacemos ruido, prendemos velitas, soplamos, nos embarran pastel, nos tomamos fotos, nos dan regalos, dejamos cadáveres de botellas, y en ocasiones hacemos novenario…

No sé qué opinen ustedes, pero me gusta mi tradición de cumpleaños…

Ali, Happy B-Day, today and tomorrow… No te deseo que vivas eternamente, porque ambas sabemos que sería un suplicio, pero… have all the fun you need…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s