El año que trafiqué con mujeres

“Había tenido que vivir un viaje atroz desde Nigeria para llegar a Europa en busca de una vida mejor, y sólo se había encontrado convertida en un títere sexual de los civilizados hombres blancos.”

Yo no puedo hablar de su validez o invalidez en cuanto a datos duros, específicos, o no. Puedo alentar a su lectura, su revisión, y por supuesto a su reflexión. Finalmente la obra es una investigación sobre el mundo de la prostitución en España, las mafias de mujeres, de ilegales, de explotación, y las relaciones comerciales que se crean para sostener tan invisile sub-mundo. No estoy aquí para defender a un autor, y menos para recalcar que quienes tanto se quejan de las investigaciones, que a nombre de Antonio Salas un periodista español ha realizado, (Diario de un Skin y El año que trafiqué con mujeres), pero sí resulta interesante que quienes se quejan son miembros de ambos bandos, o por lo menos ideológicamente se encuentran en caminos certeros…

Yo no conozco el mundo de la prostitución, y menos el de España, pero por algún extraño motivo no me sorprende leer las incongruencias ideológicas que se presentan, así como las aberraciones legales que excusan la explotación de las mujeres… No soy una feminista, tampoco una machista, pero los mercados funcionan por oferta y demanda…portada.jpg

Insisto en la recomendación… No porque esta investigación no incluye directamente a México, sino porque hay aspectos que negamos conocer… Hay posiciones que tomamos sin darnos cuenta, y finalmente caemos en el mismo juego de negación, de no querer ver, y de juzgar sin darnos la oportunidad… A mí no es que me haya cambiado la perspectiva, pero sí hay una diferencia entre ejercer un “oficio” como la prostitución por elección realmente propia, o como la “última opción para salir de la pobreza, no morir de hambre, y ayudar a mi familia” a costa de un sacrificio en todos los sentidos, mientras que la sociedad se hace de la vista gorda… Quizá haya yo haya perdido la capacidad de sorpresa, pero no el juicio en todos sus aspectos.

No estoy aquí para decir que está bien o mal hecha la investigación, que si los datos duros que aporta son válidos, o que los que se dejan a la deriva son válidos… Finalmente creo que la investigación tenía un camino, y se ha logrado hasta cierto punto, porque insisto, no es lo mismo hacerlo por libertad propia, que hacerlo por obligación. Y sí es verdad, si tanto nos gusta la prostitución, y que haya mujeres (y hombres) dispuestos a hacerlo, no deberíamos de molestarnos si nuestras madres, hermanas o hijas también lo hicieran…

Un comentario en “El año que trafiqué con mujeres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s