Adiós gerundio…

Recuerdo que en algún lugar de la universidad estuvimos a punto de colgar un letrero que diría “Di no al Gerundio”… Se suponía que era la redacción del semanario que “renació” (aunque creo que igual y era mejor que permaneciera en cenizas), y es que eso del uso indiscrimando del tiempo verbal que sólo indica que algo se está haciendo de manera durativa (estando, leyendo, hablando). Se supone que el periodismo respetable evita su uso, pero en Brasil… ¡Ay en Brasil!

interrogacion.jpg¿Nunca escucharon que las palabras, o el uso que les damos, terminan por ser las mismas acciones? Pues el gobernador del Distrito Federal de Brasil, José Roberto Arruda, se la creyó, y mediante un decreto prohibió el uso del gerundio a los empleados públicos regionales, según él como un mensaje “simpático” contra la falta de eficiencia. Claro el hombre se hartó de que sus compañeros estuvieran “consiguiendo”, “estudiando”, o “preparando” algo, y como la burocracia es burocracia en todos lados, en realidad estaban “haciendo” sin término. Según esto el gerundio es una “plaga”, y no hay insecticidas.

Yo soy una ferviente creyente del poder de las palabras… Pero no sabía que abolir el gerundio era sinónimo de productividad… Quizá valga la pena pensarlo, aunque en ocasiones no es una excusa, sino lo que está “pasando”… Estaré “pensando” en esto… Por lo pronto, las golondrinas al gerundio en Brasil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s