De atrás adelante a donde siempre

Más de una vez me sorprende la vastedad (si acaso no me regañan por el vocablo) del arte que hay detrás de tantas plumas. Es imposible negar los talentos artísticos, pero es aún más imposible (de ser posible) el sinnúmero de formas para exponer y luego reexponer lo mismo y que no sea igual. No importa cuán ambiguo resulte, al final del día seguimos siendo humanos, repitiendo patrones (desde el nacimiento hasta la muerte) y resulta inagotable la fuerza narrativa en cualquier ocasión y forma (porque no sólo hay plumas, hay pintores, escultores, cineastas, televisivos, bailarines, contadores, mimos, payasos…). Podemos hablar de ricos, pobres, elegantes, zarrapastrosos, utópicos, idealistas, necios… y al final todos son objetivo de una narración cuando se ponen en acción (es decir, cuando nos tomamos la molestia de observar, escuchar y relacionar lo que sucede) y hacemos funcionar un filtro de atención, gusto, interés, conocimiento, punto de vista e ideología (aunque digan que se suicidó cuando lo del muro). Un día me dijeron cosas que no había tomado en cuenta y entonces me percaté que no se trataba de buscar, sino de encontrar, y para encontrar muchas veces hay que dejar de buscar. Traté de tomar una decisión y de adoptar un oficio (por futil que parezca) y hacerlo en serio. El problema es que sólo lo intenté… Pero es del pasado… Ahora vienen los cambios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s