La Pelusa

Es, creo yo, sumamente indispensable hablar de tan ordinario, común y pequeño, aunque no por ello menos importante, detalle cotidiano, al que incluso le hemos dedicado un baile descriptivo. Por trivial e insulso que parezca la pelusa… (aquí van los acordes de un piano, chan chan chan chan; y le damos un aire de importancia, misterio y exaltación) es así de pequeña y así de omnipresente, porque está ahí, aunque no le prestes atención. “Pelusa por aquí, pelusa por allá” porque la ves, te la quitas del hombro, y sin darte cuenta ya la traes pegada en la mano, y sin más vas poniéndola en la espalda de alguien… La RAE la nombra un pelo muy tenue de algunas frutas, o un pelo menudo que se desprende de las telas, o una aglomeración de polvo y suciedad que se forma generalmente debajo de los muebles… ¿Debajo de los muebles? Pero si se forma en todos lados, y es de tan variados materiales, que ni de tela, ni de polvo ni de fruta ni de árbol… Más bien parece un pedacito de aire amarrado por algún tipo de material innombrable. “Pelusa por delante y pelusa por detrás”… La barres, la aspiras, la sacudes, le bailas una canción, y ahí está, como predestinada a ser una mala broma de algún dios “gracioso”, con el único propósito de ser molesta. No hay secretos para deshacerse de ella, porque no es un bicho al cual le prometas un poco de insecticida para que desaparezca, tampoco es un pedazo de tela que sirva para algo, y por eso decido que se trata de una mala broma, tan mala que molesta… y quizá no sea tan mala después de todo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s