Los extremos del 14

Más allá que la razón por la cual San Valentín es “San Valentín” esta fecha se caracteriza, como lo he descrito en años anteriores (Este 14 yo digo), por la mercadotecnia y los corazoncitos que van plagando todo tipo de objetos, hasta volverlos inservibles. Pero más allá de los objetos materiales, se encuentra el sentimiento que se acompaña. Se suele asegurar que hay que tener una pareja en esta fecha para poder celebrar, aunque sea besar, aún si ésta solo es por un día, o si estamos a dos de terminar la relación… Vamos, es 14 de febrero y nadie termina una relación un día como hoy. Pero me levanta de mi silla ver la tremebunda cantidad de mujeres que se deprimen ante la soledad en tan cotizada fecha, y que buscan consuelo en algún tipo de plástico relleno de aire ligero, o en la negación y discriminación de todo aquél que se encuentra en disposición de ser “a Valentine”. ¿Y los amigos?

Para empezar eso de que los corazones de todas formas y colores (desde globos, espectaculares, plumas, tarjetas, peluches y hasta botargas) se vean en todos lados; que todo sea color rojo o rosita (¡yuk!); y que si no le regalas flores a tu novia estás en serios problemas porque no te interesa… y como tantas otras cosas… También eso de celebrar sólo porque a la otra persona le interesa, aún cuando implica un dolor a tu economía, salud mental y orgullo, no me cabe por la cabeza. Con todo respeto, yo no es que tenga nada con que exista un día para recordarnos a las personas importantes, las amistades y los amores, y que sirva como incentivo para brindar por su salud, bienestar, además de un profundo agradecimiento por la oportunidad, pero sí estoy completamente en contra de todas las “normas”, de lo que hay que comprar, y de sus colores. Me choca ya lo saben.

Si mi tía me considera una desgraciada porque no comprende como es que alguien de mi edad no celebra San Valentín, y que no debería de ser tan apática y desonsiderada, pues que me considere. Feliz San Valentín para todos, y lo digo en serio, pero no con toda la parafernalia que mañana vamos a tirar a la basura…

No falta la gente que odia este día por el simple hecho de no tener una pareja a quien darle besitos, eso me queda claro, pero sí tienen amigos, o eso espero, que al igual no tienen pareja. Aunque podría ser que se tratase de un mal recuerdo de un mal amor, que… vamos.. ¿no dicen por ahí que más vale solo que mal acompañado? Yo apoyo la moción, pero definitivamente un día como este, con todo lo que dicta en su panorama, llega a tornarse pesado, difícil e imposible sucumbir a la falta de respeto y dignidad.

Así que, que viva San Valentín, pero que nazca de mi ronco pecho, que no sea testigo de cómo soy víctima del consumismo de reciclaje, porque yo hoy no voy a ningún lado, porque es imposible hacer cualquier cosa, y si mis amigos me perdonaran, sólo quiero decirles que no tengo dinero para comprarles sus corazoncitos de caramelo, pero que cuando pueda, será época de cena y vino y whiskey.valentinesmayhem.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s