A la sombra de un faro

Hay un cierto aire alrededor de los faros que olvidamos cuando no tenemos uno cerca. Quizá en su limitada y a la vez privilegiada vista de la gran vastedad de lo que parece agua infinita esa fuerza de supervivencia que garantiza el buen arrivo de quien a pesar de brújulas y estrellas se olvida la solitaria presencia. De su compañero más cercano no ve ni su luz, y sin embargo muchos se abrazan a ella para llegar al abrazo de una taza de café y una cama conocida. Siempre me han gustado los faros, aunque no conozco ninguno y quizá sea por eso que no recuerdo la última vez que me abracé a uno, o que sabía hacia dónde iba. Puedo mirar las estrellas si consigo estar lo suficientemente lejos de las luces de esta ciudad, y no importa cuánto las vea, no logro encontrar algo que me recuerde lo que se supone que estoy haciendo. Reconozco las Pléyades pero no me conforta encontrarlas cuando a nadie a mi alrededor les conforta o siquiera recuerda a un viejo mito. Quizá sea el mismo movimiento de la aguja, cosiendo y descosiendo, de lo que no se libra ese abrazo regalado y recibido sin mucha atención. Esos son los faros que tanto quiero, que tanto me llaman la atención y de los que no conozco ninguno. Quizá sea la necedad de ver una luz que alumbre un camino que probablemente me niegue a seguir por el simple hecho de tomar una decisión que no me imponga quien no importa cuánta experiencia tenga no podrá enseñarme lo que duele darse de topes con la misma pared. Quizá entre las olas, a la sombra de un faro encuentre sentido a la luz que probablemente no sea mi camino el que alumbre, sino solamente a mí.

girasoldemente@yahoo.com.mx

2 comentarios en “A la sombra de un faro

  1. Dios.. sigo amando como escribes pero a veces me cuesta mucho trabajo leer entre lineas lo que quieres o buscas decir.. mas aun cuando mi pobre cerebro trabaja en 4 idiomas a la ves 5 dias a la semana y los fines de semana no lo dejo dormir.. pero bueno espero que esta metafora del faro no sea un reflejo ( no pun intended) de la situacion que me comentaste ya hace unos dias y solo sea depresion por cumplir 25 jijijiijijij… te mando besos grandes, te quiero chorros a presion y te extraño como los girasoles al sol… bueno.. tu me entiendes..

  2. Holaaaaaa… es un hola entre lamento y emoción por leerte de nuevo. Tengo la melancolía estacionada en las pestañas, el humor atrofiado, la risa descontinuada… y esa misma sensación que describes: masa gris, tiempo que “sobra” y no alcanza. Sigo en un limbo, supongo que me siento paralizada. Pero esto sólo pudo ocurrir porque viene algo mejor.. o eso dicen. Abrazos, muchos muchos. Aunque sea horrible la letra de la canción, “I (we) will survive”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s