Se escapa

Ese hombre que en un maletín carga la tierra con la que será enterrado, y aquél sauce llorón donde se columpiaba una sonrisa sonora. Tan austeras como enemigas parecen las imágenes que se acolchan en el baúl, y que tanto tiempo han llorado su libertad. Tanto así que la misma gracia de darles voz parece la misma desgracia de dejarlas exisitr más allá de una imaginación.

Así sin más se acerca otro invierno, otra excusa para resgaurdarse y perderse en una nueva lectura. Otra excusa para no dejar que esta ciudad sea algo en mí y yo en ella.

Un comentario en “Se escapa

  1. Escape, memoria y frío. No causan risa. El invierno es para imitar a las aves que no son de corral. Total, los libros siempre van contigo. Me gustó la imagen del maletín cargado por el hombre, con tierra especial. No sé por qué la asocio con la del fulano que se la vive escapando de la bala que tiene su nombre grabado. Eso es grave. El hombre del maletín es práctico, el de la bala un iluso que se niega a aceptar su destino. Y las ciudades son algo, aunque dudo que seamos algo para ellas (a lo más que podemos aspirar es a darle nuestro nombre a una calle -que será nombrada, mientras somos olvidades- o que nos hagan un monumento, para que borrachos anónimos de 24hrs. tengan un lugar dónde descargar su vejiga a semireventar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s