No son sueños…

Como en muchas historias mil veces contadas, ella también se levantó un día para olvidarse del espejo y del miedo. Descubrió una autoestima que montada sobre sus pies ahora le llegaba a las costillas y suavemente le susurraba al ombligo. Se olvidó de un complejo fantasmal cuando menos se dio cuenta y bajo el sol del atardecer se sentía princesa de uno de tantos cuentos con final inconcluso. Pero los reflejos del espejo suelen ser sinceros, o al menos más fáciles de entender. Confiables. Se olvidó del amor, de la cadencia, del cepillo y los guantes con la esperanza de entender su reflejo en unos ojos y unas palabras que no salían sin adorno de mentiras. Se busca confianza, se buscan horas, sueños nocturnos en soledades húmedas, y se ahoga el aliento con suspiros.

No son sueños rotos, ni la carencia de destinos impuestos, sino la propia imagen desorientada. Un leve temblor y cambia la perspectiva, el rumbo se torna difuso y de nuevo una nueva mañana contrae las nanas y los cuentos de hadas en un nuevo parpadeo. Clic, clac, un pestañeo, dientes limpios, un baño con prisa y la identificación ante alguien que sigue sin buscarla. Tan común como todas, y tan soñadora como tantas. Igual que un sueño, que nunca se creyó un cumplido, un deseo, pero siempre imaginó que llegaría cuando comenzara.

El tiempo se marchita y como en las leyendas tan repetidas y comunes, ella se pierde esperando sin buscar. Espuma de mar, otro inodoro activo, y un potaje de cremas que se olvidan de lo que hacían en una piel sin interés. Seguir la corriente, disfrazarse un día más, pretender que todo va bien, que todo irá bien, que todo siempre estuvo bien…

Un comentario en “No son sueños…

  1. Todo va bien, o mal. Todo va. El descubrimiento de continentes, incluyendo el propio gracias al espejo, que dicen que no sabe mentir, es algo que no puede dejarnos insensibles ni como maderos sin madrear. En un mundo de disfraces, de compormisos adquiridos sin convencimiento y de corrientes con tanta gente que no es fina, ni amiga, uno hace lo que puede. Descubrirse puede que sea fácil. aceptarse igual y no tanto. Y sin embargo tenemos que movernos, funcionar. Interesante lo que dice al espejo (aunque odio mi reflejo). Seguro quise decir algo, pero la verdad ni yo me entendí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s